Miroslav Tichý uno de los mejores fotógrafos del siglo XX y no lo conoces

Reconozco que la primera vez que oí hablar de Miroslav Tichý fué al final de 2009 o 2010. Había una exposición en Madrid sobre el, y tuve la curiosidad de ir a descubrir a este fotógrafo. Todos hemos oído hablar de Bresson, de Robert Capa etc etc como los grandes del siglo XX, pero jamás había escuchado nada sobre Miroslav Tichý.

Pero Miroslav Tichý tenía algo que los grandes fotógrafos no tienen. Miroslav Tichý tenía síndrome de diógenes. Se puede decir que Tich´y nació en 1926, en lo que hoy es República Checa. No se sabe gran cosa de el en esa época más, teniendo presente que le pilló la segunda guerra mundial de pleno. Cuando terminó esta en 1945, continuó sus estudios de bellas artes en Praga, pero en 1948 ya con el régimen comunista a pleno rendimiento en clase de bellas artes se prohibió retratar cuerpos de mujer, para retratar trabajadores comunistas.

Esto hizo que abandonara la escuela y se retiró a vivir en aislamiento en su ciudad natal Kyjov. A finales de la década de los 50´s abandonó definitivamente la pintura y fue desahuciado de su casa. Por aquel entonces ya tenía problemas psicológicos. En los años 60´s Entrando y saliendo de instituciones mentales, se construyó cámaras de fotos con los materiales de desecho que iba acumulando. Usaba cajas viejas, las impregnaba de brea para aislarlas e impidiendo que entrara la luz. Cajas de tabaco, latas de conserva, cualquier cosa le valía para hacerse sus cámaras.  El mismo tallaba, y pulía los cristales y trozos de plástico que usaba como objetivos, procedentes de botellas, gafas viejas que encontraba entre la basura etc

Miroslav Tichý y una de sus cámaras hechas a mano con un tele hecho a mano.

Empezó a retratar a mujeres… y revelar de una manera totalmente artesanal y descuidada esas fotos. Y lo hacía sobre cualquier clase de papel o material que caía en sus manos. El mismo se fabricó la ampliadora que usaba. El mismo hacía con toda clase de materiales los marcos para sus fotos.

El resultado de esa obra queda plasmado en sus fotos, que nos da una idea de la de cosas que podían pasar por la cabeza de Miroslav Tichý. Transeúntes, amigas, etc, etc… todo un universo caótico pero mágico el captado y creado por Miroslav Tichý. No fue hasta el año 1998  cuando unos vecinos de la familia fascinados por la obra se pusieron en contacto con un crítico británico  de arte contemporáneo, que quedó también fascinado por su obra, y por la figura de Miroslav Tichý.

Era un genio, y aun estaba vivo… no en vano, murió en 2011 así que en 2004 el crítico británico hizo la primera exposición de la obra de este inclasificable genio de la fotografía. Las fotos de Miroslav Tichý han llegado a valorarse entre los 5000 y 10000 euros cada una, pero él nunca aceptó vender su obra. A lo largo de su vida, recibió más de una oferta por obras suyas… pero el solo hacía trueques con otros artistas. Desde que en 1992 el pintor austriaco Arnulf Rainer lograra cambiar una de sus obras, con una de Tichý, muchos otros artistas a lo largo del mundo lograron hacer lo mismo. Así es como nació la The Tichy Ocean Foundation.

Una historia que seguro que desconocías. Pero que como a mí, seguro que te ha dejado fascinado.

 

 

Si queréis saber más… os dejo  este documental de 2008 cuando ya su obra era reconocida.

 

Hello, world!