Una pedida de mano sobre el agua del estanque del retiro madrileño es un momento único e irrepetible que cualquiera le gustaría tener inmortalizado. Afortunadamente Ken y Ericca, confiaron en este humilde fotógrafo de bodas intimas.

Sin mas os dejo con las imágenes tomadas principalmente con el 400mm f2,8 desde las escaleras que dan al estanque. Espero que os gusten. Por cierto Ericca dijo que si…